San Justo

[et_pb_image_n10s admin_label=»Image Intense» src=»http://secundinoglez.com/wp-content/uploads/2017/07/capilla_san_justo.jpg» size=»full» n10s_type=»berlin» caption_orientation=»left» show_in_lightbox=»on» image_as_url=»off» url_new_window=»off» include_button=»off» button_url_new_window=»off» button_position=»top-left» mix_blend_mode=»normal» use_overlay_gradient=»off» overlay_orientation=»to right» overlay_color_stop1=»0″ overlay_orientation_hover=»to right» overlay_color_stop1_hover=»0″ sticky=»off» align=»left» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»on» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» custom_button=»off» button_letter_spacing=»0″ button_use_icon=»default» button_icon_placement=»right» button_on_hover=»on» button_letter_spacing_hover=»0″ animation=»left» image_alpha_hover=»0.8″ custom_margin=»9px|||»] [/et_pb_image_n10s][et_pb_image_n10s admin_label=»Image Intense» src=»http://secundinoglez.com/wp-content/uploads/2017/07/san_justo.jpg» size=»full» n10s_type=»berlin» caption_orientation=»left» show_in_lightbox=»on» image_as_url=»off» url_new_window=»off» include_button=»off» button_url_new_window=»off» button_position=»top-left» mix_blend_mode=»normal» use_overlay_gradient=»off» overlay_orientation=»to right» overlay_color_stop1=»0″ overlay_orientation_hover=»to right» overlay_color_stop1_hover=»0″ sticky=»off» align=»left» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»on» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» custom_button=»off» button_letter_spacing=»0″ button_use_icon=»default» button_icon_placement=»right» button_on_hover=»on» button_letter_spacing_hover=»0″ animation=»left» image_alpha_hover=»0.8″ custom_margin=»9px|||»] [/et_pb_image_n10s]

San Justo y Pastor: un pueblo con historia.

Pinceladas históricas y visuales del pueblo más antiguo del valle por un enamorado de su patrimonio y activo defensor de su rehabilitación, D. José Luis Soto.

El pueblo de S. Justo se encuentra ubicado en el regazo del Picu Cugullu a 740 m. de altitud que le otorga el privilegio de ser el pueblo más alto del Concejo de Mieres, rodeado de bosque mixto e inmerso dentro del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

Su historia, también nos indica, la categoría de ser el más antiguo del Concejo. Dicha historia y antigüedad están representadas y fundadas en los asentamientos castreños catalogados como son El Castil de Muries, por encima del pueblo de L´Artusu, al este y el de Escucha, en la falda del picu La Pedrera, al oeste.

La referencia escrita más antigua data de un diploma real del 20 de abril del 857 por el que Ordoño I dona a la Iglesia de Oviedo diversos bienes entre los que se encuentra la Ermita de San Justo y Pastor. En el interior existe un foso de “tierra bendita” donde, se supone hubo un Dolmen de culto pre-cristiano en el cual, posteriormente, fueron depositadas las reliquias de los Santos. Tiene un retablo policromado de estilo Barroco tardío y tallado en madera de Nogal. De estilo rural, sufrió dos transformaciones importantes, una en el siglo XV que fue destruida en 1936 y reconstruida posteriormente.

Esta Ermita es centro de peregrinaje y Camino de Santiago, aquel que desde Ujo, pasa por S. Justo, El Mayeu Porrin y El Carballu de Langreo. Los peregrinos se acercaban a S. Justo y visitaban su Ermita llevando sus exvotos y, si sufrían de una dolencia, recogían tierra del pozo donde se dice que están depositadas las reliquias de los mártires, y se la pasaban por el sitio dolorido con el objeto de su milagrosa curación.

Se dice, que en esta ladera meridional del Picu Cugullu, se instalaron unos monjes de la Orden de los Benedictinos y fundaron un monasterio-hospedería, hoy en día distribuido en tres viviendas con inscripciones de los años 1.600 – 1.700 en el dintel de una de sus casas.

En cuanto a personajes ilustres destacaríamos a Martínez de Vega (S.XVI), fundador de la Obra Pía, con una calle en la actualidad en La Villa de Mieres.

También se puede mencionar la fuente más antigua de las dos que tiene el pueblo, con inscripciones y dibujos relacionados con la leyenda de los Santos Mártires.

La arquitectura del pueblo es enteramente de aspecto rustico y tradicional con casas y cuadras de piedra y madera. También, sus casas albergan equipamientos tradicionales como hornos de pan, molino de rabilar la escanda, carros del país, etc.

No hace mucho tiempo, en el siglo pasado, el pueblo estaba habitado en su totalidad, la causa era el abundante trabajo en las minas que, en S. Justo tiene su representación en un sistema de bocaminas, trincheras y planos inclinados que, partiendo del Picu Cugullu, bajaba en niveles sucesivos hasta Fortuna, enlazando con el tren minero a los lavaderos de la Cuadriella en Turón. Esto propiciaba que los habitantes del pueblo se dedicasen a una economía mixta de industria (minas) y el propio trabajo en el medio (recursos endógenos: agricultura y ganadería) a pequeña escala, de subsistencia, complemento de los bajísimos salarios de la mina.

San Justo se puede considerar un enclave privilegiado caracterizado por el silencio y el reposo a 14 Km de la capital del Concejo, Mieres; con unos recursos históricos, culturales, paisajísticos y medio-ambientales considerables, merecedor de una buena visita para conocer su leyenda contada por los más viejos del lugar que, a su vez, la escucharon de sus antepasados:

“Cunta la llenda que venien estos santos fuxendo de los Romanos montaos nuna mula blanca y nel sitiu que guei conocese comu La Patatera, la mula dio una patá nuna penasca, dexando marcá la ferraura al revés y engañando asina a sos perseguiores.

En S. Xusto puiblu amarraron la mula onde los caños, nisti sitiu, había una piedra que traia escrito “Cuandu Dios quería equi augua había”. Entos la mula dio otra patá y torno a surdir augua.

S. Xusto tamien fue poblao por xente que yera disprecia, (de la mesma prosapia que Les Duernes). Asitiaron dos pareyes nel puiblu. Los de S. Xusto cunten que fixieron cabanes de piornos y tapinos, semaron miyo (cereal), mercaron delles cabres y asina foron medrando. Cuandu allegaron los santinos Xusto y Pastor fuxendo, ellos foron los que los escondieron nueve dies, hasta que los perseguiores los descubrieron”.

Artículo de: D. José Luis Soto